domingo, 29 de diciembre de 2013

Nadie más atrapado que aquel que se detiene ante el muro caído


Solo le puse una regla, yo siempre jugaba con blancas.

Me preguntó porqué y le expliqué mi teoría de los caballos felices, de cómo los blancos me parecían más libres, más salvajes, más fieles a sí mismos y eso gustaba e inspiraba a mi reina, que brillaba, haciendo que el rey negro perdiera la cabeza con cada uno de sus andares.

"No me supone el menor inconveniente"- dijo indiferente al terminar mis argumentos -"yo siempre juego con rojas."

Aún hoy me pregunto qué fue aquello a lo que jugamos.

sábado, 28 de diciembre de 2013

¿Has perdido todas las sonrisas? Tengo una en el puño, si quieres te la regalo


- ¿Por qué le gustan tanto las fotos?

- Dice que te obligan a sonreír, y aunque se cree que uno solo  inmortaliza los momentos en los que se tiene por feliz; ella hace absolutamente lo contrario; cada vez que está triste se fotografía; una forma, imagino, de dar rienda suelta a todas esas sonrisas añejas que amenazan con caducarse.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Me faltas tú. Me sobra todo


-    Los esquimales tienen 20 formas diferentes de decir te quiero y yo lo quise de cada una de esas maneras, de todas y al mismo tiempo.

- Eso no puede ser cierto.

- Lo fue que tuviera que desquererlo de 20 formas distintas. Aunque en este caso no pudieron ser todas a la vez, de hecho aún ando buscando las 19 últimas, ¿no te habrás encontrado con alguna de ellas?


Que impida que se vaya todo lo que se fue



Me acosté al lado de su pasado y él se despertó junto a mi futuro, junto a alguien, que nada tenía que ver con aquel recuerdo suyo que me empujaba de la cama

martes, 17 de diciembre de 2013

Si contaras los segundos sabrías que casi siempre tardas 4 minutos y 23 segundos en sentir que estás completamente solo



Suena el despertador, pero hoy no te levantas
Te quedas en la cama, 5, 10, 20 días más
Nadie sabe que estás ahí
A nadie le importa
Tampoco a ti,
Que tan sólo duermes, 
Duermes, porque llevas toda una vida preguntándote como sería
Poniendo excusas, corazas de valores en los que ya no crees
Escudándote en frases de gente que ya no te representa
Pero mírate, eres tú el que está ahí durmiendo
Duermes por él, por ella, 
Duermes por quienes salen vencidos cada noche
Pero reconócelo, los envidias,
Ellos no se cansan nunca de perder
Duermes por soñar, 
por querer vivir
Por viajar, por volver
Por llorar
Porque todos saben fingir una sonrisa
Pero… ¿hace cuánto que no lloras?
¿Hace cuánto que no te caes?
¿Hace cuánto que no mueres?
Lo sé, nadie va a levantarte, 
Nadie que tú y yo hayamos conocido todavía
Pero tírate, descubre quien eres ahí abajo
Mira el mundo desde esa perspectiva
Y grita, grita, porque igual alguien te escucha
Alguien a quien aún le importe que estés vivo
Alguien que debieras encontrar
en tu mismo lado del espejo.

Llueve sobre mojado, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, sueños equivocados.

Salió corriendo al oír el estruendo de las primeras gotas de lluvia golpear el asfalto. Pensé que querría protegerlas de la caída, pero me equivoqué, su fin era otro. Tenías que haber visto como las acariciaba, curó todas sus heridas, todas las que pudo, y el resto, las gotas a las que no llegaba, la imitaron e igualmente sanaron.

Ojalá la hubieras visto, era una niña con las manos empapadas de ilusiones, ¡qué digo las manos!, creo que le calaban hasta el hueso. Al rato, cuando los truenos casi alcanzaban el cielo que la cubría, eligió un sitio, no era el más seguro, pero si el más bonito de todos los que había, era el más bonito de todos los que pudiera haber.

Arropada por sus primeras amigas de agua, comenzó a escribir con ellas sobre el suelo; no sé lo que puso, pero cuando empezó a llover, y luego a diluviar... ella se quedó allí, riendo, viendo como sus palabras de gotas, flotaban para ella, quizás devolviéndole aquel favor.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Recordar lo que fue y lo que pudo haber sido



No teníamos fotos, ni detalles, tampoco mensajes, apenas momentos. Quizás por eso me obsesionó tanto dejar nuestra historia por escrito, bajo el título “Lo que pudo haber sido y nunca será”

Empecé a escribir, pero pasada la primera hoja me puse a llorar. La arranqué, no quería poder recordar tanta tristeza. Escribí otra, mas volvió a pasar lo mismo; así que la rompí aún con más rabia. Desgarré también la siguiente, mientras juraba censurar cualquier recuerdo desagradable instaurado en aquellos meses.

Al final, cuando quedaba una sola página, tomé el lápiz y me dispuse a dibujar las únicas letras capaces de pasar tal estricto filtro. Unidas, de la mano, quisieron forman mi nombre.

Después taché el título original y sobre él puse “Lo mejor del amor”

domingo, 8 de diciembre de 2013

Nadie vio nunca una sirena tan desnuda en un balcón






No era guapa, jamás lo había sido, tampoco lo sería... pero nadie, nadie en su sano juicio, se distraería mirando a una guapa estando ella presente; incluso habiendo ella pasado.

miércoles, 4 de diciembre de 2013