Entradas

Un aquí te pillo y aquí me muero

Esa pequeña muerte que nos asesina poco a poco, día a día y que no puedes matar cuando la buscas

Por un instante cerré mis ojos para siempre

No me habría perdido un minuto de estar contigo, por nada del mundo...

Y ahora os señalamos con la pluma porque su peso es mayor que el de vuestras pistolas

Ella solo tiene miedo al miedo y hasta el miedo la amaría

Ancas de princesa daltónica y otros remedios para ver la vida de otro color